credibilidad: 4,60
posición: 1 / 197

Nuestro grande pero limitado planeta transforma de inmediato en global cualquier incidente nuclear. La atmósfera, mares y rios son incontenibles canales de distribución de la radioactividad liberada en cualquier accidente mínimamente importante.

Es tal la influencia sobre los países vecinos y el resto del mundo que las consecuencias de un accidente son compartidas prácticamente por igual en todo el planeta, no así los beneficios energéticos que conllevan.

Se trata de un juego probabilístico donde cuando se gan se benefician unos pocos y en caso de pérdida todos son perjudicados. Esta situación debiera anular toda soberanía de decidir unilateralmente a un territorio, ya que está decidiendo por el resto del planeta. Más incluso si no está dispuesto a compensar al resto en caso de tragedia ya que simplemente no existe ninguna cifra suficiente para ello.

tot. a favor: 1
tot. contra: 1
Para niveles significativos de radiactividad, el alcance es limitado, el peligro disminuye significativamente con la distancia del foco de emisiones Por ejemplo, la radiación de Fukushima, ciertamente, llegó a España, pero veamos la magnitud... http://www.20minutos.es/noticia/1006080/0/part...  [→]
Regístrate y participa