credibilidad: 3,20

Una de las bondades del capitalismo, afirmada por teóricos y políticos es su supuesta habilidad para promover el crecimiento económico y con él la calidad de vida. Las épocas de crecimiento económico que de forma discontinuada se han venido dando hasta la actualidad no se producirán en un futuro (difícil de determinar). Sin ese crecimiento económico, esa fase expansiva, la mayoría de los países no son capaces de ofrecer un bienestar social mayoritariamente extendido.

Llegado a ese punto, es evidente que si se producen retrocesos la sociedad reaccionará, como ya está comenzando a ocurrir, y acabará por ser rechazado por la mayoría de la sociedad. De hecho, la sociedad, es bastante crítica con el capitalismo, aunque tolerado mientras les mantenga su estatus social y/o económico. En el momento que la mayoría de la población se vea perjudicada por el sistema, lo rechazará, y solo podrá ser mantenido mediante el uso de la fuerza.

Otra de las posibilidades que podrían darse, es el del ajuste del capitalismo a una situación parecida a la de Japón en sus casi dos décadas de crisis, donde los recursos económicos serían repartidos de forma más igualitaria entre el conjunto de la sociedad. Podríamos denominar a esta situación como capitalismo estacionario, y es una opción con muchas posibilidades de darse: Techo económico y reparto de la riqueza.

tot. a favor: 2
No es difícil ver que en un planeta con recursos finitos, no se puede crecer eternamente. Es imposible que todos los países, o la mayoría de ellos, crezcan de forma simultánea. Se dará una fase de equilibrio en la que se vayan alternando en crecimientos y decrecimientos sucesivos, que a modo ef...  [→]
Regístrate y participa