credibilidad: 3,50
posición: 8 / 197

La zombificación se produce principalmente en Haití y es practicada por los brujos o hechiceros, conocidos como bokor, a modo de ley o castigo. Estos bokor preparan un veneno a base de plantas secretas, raíces, huesos, restos humanos, el veneno del pez globo así como algunos anfibios y reptiles. Este veneno es un polvo blanco que entra en contacto con la piel humana, produciendo una enfermedad y muerte al cabo de dos días. Esta muerte, que no es una muerte completa, sí es suficientemente profunda para que la persona sea enterrada como cualquier otro cadáver. Los latidos del corazón se ralentizan y la respiración es casi imperceptible. Los familiares son incapaces de distinguir a la victima de un auténtico cadáver, obrando en consecuencia. Este estado de "hibernación" es el que permite que la persona sobreviva en un ambiente de carencia de oxígeno como es un enterramiento.

Finalmente, el mismo día del entierro, por la noche, con el amparo de la oscuridad, el bokor y sus ayudantes desentierran a la víctima y le aplican una especie de antídoto parcial. Es parcial ya que la persona no vuelve a ser quien era, ni recupera toda la vitalidad que la caracterizaba. Su voluntad queda totalmente sometida a la del bokor. El veneno ha dañado ya parte del cerebro, y el zombi seguramente será vendido para trabajar en campos de caña o algodón.

Se dan casos en que la víctima (el zombi) escapa del campo y llega hasta la ciudad, vagando, sin saber adonde ir, con la ropa destrozada, mirada perdida y sin recuerdos. Habitualmente los familiares repudian a la víctima a quien consideran un auténtico muerto viviente.

tot. a favor: 2
Regístrate y participa